Crisis de medianoche

Por: Laura Isabel García

Tempus

Que cruel es el tiempo,

nunca quiere detenerse

se lleva mis memorias

me desnuda, me derriba y me vuelve a levantar.

Que terco es el tiempo

sigue avanzando, aunque le ruegue que se detenga,

me hiere y me sana

me obliga a amar y me obliga a odiar.

Que insolente es el tiempo,

todo lo convierten en olvido;

apoderándose de lo que soy.


Afuera

Afuera, el canto de los pájaros cuando llega el amanecer.

Afuera, el pasto verde y las flores de primavera.

Afuera, los ríos cristalinos y los días soleados.

Afuera, nos acobija la luz de la luna.

Afuera, nos abriga la libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *